Definir el futuro de UNE, tarea inaplazable

Escrito por EditorSINPRO
Categoría: Noticias
Creado: Viernes, 12, Abril 2024 20:27
Visitas: 618

une int

Abril de 2024

La decisión de vender, continuar con su participación o recuperar el control de UNE (Tigo - UNE) es un asunto estratégico que la nueva administración de EPM debe evaluar con cuidado, máxime después de lo ocurrido los últimos dos años cuando se presentaron sendos proyectos de Acuerdo en el Concejo de Medellín para que se autorizara la enajenación de las acciones de EPM en la empresa de telecomunicaciones, que es del 50% más una acción, pero sin tener el control de ella.

El desenlace de esa historia es bien conocido. La propuesta no se aprobó, fundamentalmente porque no había confianza en el destino que la pasada administración de Medellín daría a los potenciales recursos que se hubieran obtenido en esa negociación. Sin embargo, es inevitable que este año o a más tardar en 2025, este tema tiene que ser otra vez discutido, luego de que Millicom aceptara extender la llamada cláusula de protección del patrimonio público, hasta 2026.

Esto implica que EPM se encuentra ante un plazo definido para tomar una decisión crucial, que debe pasar por el Concejo de Medellín. Hasta el momento, el gerente de EPM, John Maya Salazar, ha optado por reincorporarse a la junta de UNE EPM Telecomunicaciones S.A., que puede observarse como un voto de confianza hacia la empresa. Se percibe que, su enfoque en las relaciones con los socios de Millicom (Tigo) ha sido diplomático, pero queda por ver cuál será el desenlace de esta situación.

El año pasado las administraciones de Millicom y EPM llegaron a un acuerdo para capitalizar la empresa y así garantizar su estabilidad financiera y operativa, en un entorno altamente competitivo y en constante evolución como el de las telecomunicaciones. El acuerdo de capitalización, de $600.000 millones, establece que cada parte aporta $300.000 millones. Este acuerdo es esencial para evitar que UNE entre en un proceso de reorganización empresarial y para asegurar su participación en la subasta de 5G.

Además, la disposición de Millicom a recomprar las acciones adquiridas por EPM como parte de esta capitalización es un paso significativo hacia la flexibilidad financiera futura. Esta oferta permite a EPM recuperar algo de dinero en caso de que decida enajenar su participación en UNE en el futuro.

Por ahora parece que EPM va a trabajar en estrecha colaboración con Millicom para garantizar que los recursos necesarios estén disponibles para cumplir con estas obligaciones críticas y mantener la estabilidad financiera de UNE. Lo que no se percibe hasta ahora es que EPM esté aprovechando la oportunidad para fortalecer su posición en el negocio de las telecomunicaciones, porque desde que optó por vender la mitad de UNE, entró en una espiral que no deja entrever una decisión definitiva en éste.

La aceptación de Millicom para extender la cláusula de protección del patrimonio público y su compromiso con la capitalización de UNE pueden considerarse una oportunidad para EPM mientras evalúa una decisión definitiva sobre UNE. Cuando EPM tome su decisión, podría ser necesario volver a evaluar la situación financiera y operativa de UNE.

 

Millicom, mal socio, mal empleador

Cuando EPM y el Concejo de Medellín deban tomar una decisión frente al futuro de UNE, deberán incluir en sus análisis lo sucedido con el talento humano desde que se le entregó el control de la empresa a Millicom (Tigo), que además de un mal socio para EPM y la ciudad, ha sido un muy mal empleador. Las cifras así lo evidencian.

En 2014, el número de trabajadores de UNE, la mayoría provenientes de EPM, era de 2.750 aproximadamente. Esa cifra ha disminuido de manera dramática, entre otros, mediante despidos, planes de retiro y el traspaso a Huawei TMSC SAS de 601 de ellos, a través de una supuesta sustitución patronal; de esos 601 solo quedan unos 200 en esa empresa.

En 2017 el número de servidores se redujo a 1.726, en 2021 a 1.150 y, el dato más reciente, de febrero de 2024, indica que quedan 843 trabajadores, es decir que Millicom redujo el talento humano de UNE en 69,3% desde que tomó el control de la empresa. A esos trabajadores, además, en muchas ocasiones, les retrasa o niega el uso de los beneficios convencionales históricamente adquiridos.  Valga decir que, las personas que ingresan a la supuesta empresa fusionada, Tigo-UNE, ingresan por Tigo, donde no hay sindicato, por lo que las condiciones laborales son inferiores.

 


Notas Relacionadas:  

- EPM comienza a recuperar su brillo

Dificultades de Afinia que ahora toca enfrentar a nueva administración

- Nos estamos enfocando en lo fundamental: nuevo gerente de EPM